VET-UY Agro y Veterinaria

Desde el 1º de Marzo de 2004

 ISSN 1688-2075

UY Libros - Librería online   |    ¿Que es VET-UY?      |    ¿Quienes somos?    |    Contacto 

Establecer VET-UY como página de inicioAgregar VET-UY a favoritos

SERVICIOS DESTACADOS

  Becas

  Librería Online
CYBERBIBLIOTECA

Agricultura

Animales Exóticos

Apicultura

Avances Tecnológicos

Avicultura

Bienestar Animal

Bovinos

Caninos

Cinofilia

Cerdos

Equinos

El Albéitar

Felinos

Forestación

Formación & Estudio

Gestión Veterinaria

Hortifruticultura - Huerta

Laboratorio

Microbiología

Ovinos

Pequeños Animales

Piscicultura

Producciones Alternativas

Producción Animal

Profesión Veterinaria

Salud Pública Veterinaria

Tec. de los Alimentos

Trazabilidad

Turismo Rural

Ultrasonografía

Google

viñetaUY Libros

Libros Técnicos, Veterinaria, Agronomía, Agropecuaria, Informática, Universitarios, Facultades, Ciencias, Medicina, Nutrición y mucho más.

» ENTRAR «

 

Agradecemos a: Americarne; Instituto Plan Agropecuaria; INTA Balcarse; IICA Saninet; IVIS; AUIQ; AAMeFe; FEDNA; ITEPA; EXOPOL; Oncologíaveterinaria.com; Producciónbovina.com; AMMVEPE; Veterinariosursf; Laboratorios Provet S.A.; por autorizarnos la reproducción parcial o total de sus artículos publicados en Internet.

Página web Asociada de

incluida en el Directorio de Recursos de Webs Veterinarias

 

 

 

 

  Volver

  Caso Clínico: Artritis Séptica.

Dr. Luis Tello.

Clínica de Animales Menores.

Universidad de Chile

Aunque en pequeños animales este proceso no es común, cuando se presenta es devastadora para las articulaciones. Conocer el origen de la infección: hematógeno o exógeno es importante.

Día 1

1._Antecedentes Generales

Nombre dueño: Tulio Arce

Nombre del paciente: SUSY

Sexo: hembra

Especie: canino

Raza: pastor alemán

Color: negro / café

Edad: 4 meses

2.- Anamnesis Remota

Fue comprada en un criadero de la raza. Se alimenta con alimento comercial. Tiene una dosis de vacuna séxtuple. Desparasitado.

3.- Anamnesis Actual

Se encuentra decaído. Disminución del apetito. Algunos episodios de diarrea.

4.- Examen Clínico

Peso: 11,6 kg

Temperatura: 39,8°C

Frec. Resp: Normal

Frec. Cardiaca: Normal

El animal se encuentra deshidratado por alguna causa inespecifica, por lo cual, se procede a la administración de fluidos en forma parenteral, en este caso a través de la vena yugular Se administra suero ringer-lactato en combinación con haemacell(coloide) en bolos lentos de 20' ml hasta completar 100m1, para luego', continuar con otra cantidad de suero fisiológico. Una vez terminados estos procedimientos el animal es enviado al centro de adiestramiento.

Día 2

1.- Examen Clínico

Peso: 11,6 kg

Temperatura: 39,0

Frec. Cardiaca: 160 lat/min

Frec. Respiratoria: 20 resp/min

T.LL.C: 1seg.

P .C: 2 seg.

Los encargados del perro describen un andar medianamente tambaleante y que continua el decaimiento. A1 llegar se hace que camine observándose una cierta alteración al caminar (pero apoyaba los miembros), se procede a realizar algunas pruebas para ver si existe alguna alteración ósea, observándose alguna molestia en el codo del miembro derecho. También se realizan algunas pruebas para medir la propiocepción, pudiéndose constatar una cierta falta de esta en el miembro anterior derecho. Luego de esto se solicita un examen especifico del Neurólogo y se administran fluidos vía yugular previo cálculo de porcentaje de deshidratación, mantención y perdidas, completando un volumen aproximado 1500 ml/día de suero poliiónico. Examen neurológico: se realizó pruebas dolor profundo siendo positivas, también reflejo parpebral y de los labios resultando todas normales, la única prueba alterada era la de propiocepción de los miembros anteriores y en mayor grado la del miembro derecho, el cual en esos instantes; presentaba gran dolor a,nivel del codo al tocarlo suavemente y el animal incluso no era capaz de sostenerse en ellos cayendo de bruces. El perro cada vez se observaba más decaído y con mucho dolor.

Conclusión: Se sospecha de una Artritis Séptica, luego de que examen neurológico no indicara daño a este nivel y además por lo agudo del cuadro.

2.- Exámenes Solicitados

Hemograma: para descartar un posible cuadro de distemper.

Radiografía: se toman vistas AP Y LM del codo derecho y posteriormente oblicuas.

Aspirado de líquido sinovial: -Citológico

Cultivo

3.- Tratamiento

Cefradina:10 mg/kg. EV, diluido en suero fisiológico. Gentamicina: 20 mg. EN lento diluido en suero fisiológico. - Ketofen®10 mg EN. lento diluido en suero. - Suero poliiónico: 1500cc/día (235cc la la hora).

4.- Resultados Exámenes

Radiología:

Principalmente en la vista LM se observaba una imagen confusa a nivel de uno de los cóndilos de la epífisis distal del húmero, por lo cual se tomaron otras vistas oblicuas las cuales finalmente no dieron resultados muy claros.

Hemograma:

Anemia normocítica normocrómica

Leucocitosis, neutrofilia con desviación a la izquierda leve regenerativa.

Monocitosis.

Fibrinógeno elevado

Citológico:

Tipo de muestra: 6 frotis. Tinción Papanicolau/Giemsa/Gram.
Observaciones: Todos los frotis estudiados presentan fondo con abundantes detritus de células necróticas, presencia de escasa células de epitelio sinovial de núcleos reactivos. Presencia de muy abundante cantidad de leucocitos, PMN neutrófilos en proceso degenerativo. Se observa moderada a escasa cantidad de microorganismos bacterianos de morfología cocácea de tipo Gram positivos.

Conclusiones: Proceso inflamatorio neutrofílico abcedativo asociado a la presencia de microorganismos bacterianos Gram positivos, compatible con artritis séptica.

ARTRITIS SÉPTICA

1. Introducción

Aunque en pequeños animales este proceso no es común, cuando se presenta es devastadora para las articulaciones. Conocer el origen de la infección: hematógeno o exógeno es importante.

Generalmente, la infección hematógena tiene lugar en animales jóvenes. La bacteremia puede tener su origen en una neumonía, una diarrea, una infección umbilical o una endocarditis. Ocasionalmente la diseminación hematógena puede proceder de una epifisitis séptica próxima o de una superficie ósea contigua con posterior penetración en el cartílago (SummerSmith, 1992).

Aunque son posibles las infecciones virales, por micoplasma, protozoarios y micóticas, el tipo más común de infección en el perro es la bacteriana monoartrítica, debido a daño articular localizado por extensión a partir de tejido suave circundante; es más común que artritis asociada a septicemia (Kirk, 1988).

La artritis séptica exógena se origina a partir de heridas que penetran en la cápsula sinovial. Las heridas por mordedura son especialmente graves, ya que existe escaso o nulo drenaje de la zona. Las zonas de las articulaciones del carpo y del tarso son lugares comunes de mordedura. La contaminación directa de la articulación puede ser consecuencia también de accidentes de automóvil, heridas por armas de fuego, instrumental quirúrgico contaminado o inyección intraarticular iatrogénica. La inyección intraarticular de corticoides predispone a las infecciones, especialmente por extensión desde un foco contiguo, como una infección de las metástasis o de los tejidos blandos (Summer-Smith, 1992).

La osteomielitis hematógena es poco frecuente en los animales pequeños, pero es más frecuente en los animales jóvenes y se origina a partir de una embolia de los pequeños vasos metafisiarios. La osteomielitis hematógena puede extenderse a la articulación más próxima, causando una artritis séptica que debe ser tratada precoz y agresivamente. Fig. 1 (Kirk, 1988).

2. Etiología

Los organismos más comúnmente asociados son Streptococcus spp, pero E. coli, Pseudomonas spp, y otras enterobacterias intervienen aunque con menor frecuencia (Kirk, 1988).

3. Manifestaciones clínicas

Los signos de artritis séptica incluyen letargo, debilidad, anorexia, claudicación y renuencia a caminar. En los casos agudos se presenta pirexia, en tanto que la fiebre recurrente ocurrirá en los casos crónicos.

Las articulaciones afectadas están inflamadas, presentan dolor, hinchazón, calor y eritema.

Una enfermedad sistémica previa o una infección pueden ser significativas para la historia clínica. Una infección local de la piel, huesos, dientes, faringe, próstata, glándulas anales, útero y ombligo de neonato, pueden ser recurrentes.

En ocasiones se presenta endocarditis bacteriana con soplo sistólico, o rara vez diastólico (válvula aórtica). Es común la afección de la válvula mitral. Las arritmias cardiacas no son comunes, pero pueden encontrarse si ha ocurrido miocarditis. Puede haber evidencias de pielonefritis con dolor lumbar, hematuria, piuria, proteinuria y bacteriuria. Pocas veces se ven hemorragias petequiales de membranas mucosas debido a la endotoxemia y vasculitis (Kirk, 1988).

4. Diagnóstico

Sólo se hace después de la identificación del microorganismo. Se hacen cultivos rutinarios de aerobios y anaerobios del fluido articular, y tinciones directas de Gram, del fluido sinovial.

El fluido articular tendrá una disminución en la viscosidad y coagulará (Kirk,1988); es turbio y presenta un contenido proteico incrementado (Summer-Smith, 1992). El conteo total de leucocitos del fluido sinovial está sobre las 100.000 células / MM3. Mcls del 90% son neutrófilos y hay flóculos de material purulento. En el fluido se observan bacterias libres o fagocitadas. En inflamaciones severas es común observar un conteo elevado de eritrocitos.

Los signos radiográficos no son comunes durante la primeras semana. Las anormalidades radiográficas posteriores incluyen: destrucción periarticular de hueso, erosión articular y proliferación masiva de hueso alrededor de los márgenes articulares (Kirk, 1988).

* Patología clínica del líquido sinovial en Artritis Séptica:

Aspecto: floculento a amarillo pálido.

Cél. Nucleadas/ml: 110. 000 a 267. 000.

% diferencial de mononucleares: 1 a 10 (4)

Bordes de cromatina reactiva.

Vacuolizaciones tóxicas.

% diferencial de neutrófilos: 90 a 99 (96).

Marcada vacuolización citoplasmática y cariolisis.

Coágulos de mucina: muy pobre.

Inclusiones de Ig y C3: no testeado.

Células sinoviaies: (+) a (++).

Microorganismos: presentes en el 90% de los casos.

5. Tratamiento

Al inicio del tratamiento debe utilizarse un antibiótico de amplio espectro administrado por vía endovenosa. La terapia definitiva debe aplicarse después de obtener los resultados de los cultivos. En ocasiones es necesario un subcultivo tras una infección exógena debido a la diversidad de bacterias contaminantes. La administración endovenosa de antibióticos debe continuar hasta que la crisis está controlada (Summer-Smith, 1992), siguiendo con una terapia oral de antibióticos y continuarla durante cuatro a seis semanas.

Las infecciones por Pseudomonas son sensibles únicamente a Gentamicina (Kirk, 1988). '

En la literatura se halló dos posturas en cuanto al aspirado y/o drenaje de la articulación. Por un lado se describe que es raro que algunas articulaciones severamente afectadas requieran de aspiración con aguja o drenaje quirúrgico para la descompresión y para facilitar la respuesta a la terapia sistémica. Debido a la excelente irrigación de las articulaciones es raro que se requiera terapia intraarticular. Con una terapia apropiada con antibióticos, el pronóstico para la completa eliminación de los organismos resulta positivo (Kirk, 1988).

Por otro lado se describe que los dos objetivos más importantes del tratamiento de la artritis séptica son la resolución de la infección y la eliminación de las enzimas y de los productos de degradación, que si se quedan en ese punto continúan lesionando los cartílagos. Los casos leves pueden ser tratados precozmente por distensión irrigación, pero generalmente es necesario recurrir al drenaje quirúrgico de la articulación. Los casos graves también necesitan debridamiento quirúrgico. El drenaje debe mantenerse por 24 a 48 horas, no siendo aconsejable dejarlo por más tiempo, ya que el movimiento de la articulación puede provocar erosión o una ulterior contaminación de la superficie cutánea.

Una secuela de la infección crónica o de la presencia de microorganismos resistentes puede ser una movilidad deficiente de la articulación, aunque finalmente se resuelva la infección. Cuando no existe evidencia de infección residual, una articulación que se mantenga rígida y muy dolorida como consecuencia del depósito de tejido fibroso puede ser sometida a artrodesis para aliviar el malestar.

A pesar del tratamiento continuado algunas articulaciones mantienen la infección de forma crónica con la consiguiente formación de fístulas. Aunque la persistencia de la infección puede deberse al aislamiento local de las bacterias durante el tratamiento, lo más probable es que se deba a limitaciones económicas que impiden una terapia prolongada de elevado costo. Los animales que continúan sufriendo pueden ser sometidos a eutanasia (Summer-Smith, 1992).

BIBLIOGRAFIA

  • Summer-Smith, Geoff; 1992. Toma de decisiones en cirugía ortopédica de pequeños animales. Pág. 20, 21.

  • Kirk, Robert; 1988. Terapéutica veterinaria- practica clínica en especies menores. Pág. 790, 791.

Fuente: MEVEPA - www.mevepa.cl

Autorizada la reproducción por Gustavo Contreras

Este Web se ve mejor a 800 x 600 píxeles y se actualiza una vez a la semana.

 Si la información contenida en VET-UY incumpliere alguna Ley de Propiedad Intelectual, rogamos nos lo comunique  al e-mail: info@vet-uy.com  y será inmediatamente retirado, vea Términos y condiciones.